jueves, 12 de enero de 2017

IV CONCURSO DE CARTELES EN EL IES CRISTÓBAL DE MONROY “NO AL MALTRATO HACIA LAS MUJERES”

IV CONCURSO DE CARTELES EN EL IES CRISTÓBAL DE MONROY
“NO AL MALTRATO HACIA LAS MUJERES”
25 DE NOVIEMBRE DE 2016


NÚMERO DE VOTANTES POR NIVELES
1ºESO
33
2ºESO
27
3ºESO
21
4ºESO
9
BACHILL
5
CICLOS
13
PROFESORADO
12
TOTAL
120





PREMIOS: Se otorgarán cuatro premios, uno para el nivel del 1º ciclo de la ESO, otro para el del 2ª ciclo de la ESO, otro para bachillerato y otro para ciclo formativo. También recibirán un diploma toda persona que haya participado.




MÁXIMA PUNTUACIÓN POR NIVEL

NOMBRE
CURSO
Nº VOTOS
1ºY 2ºESO
Marina Jiménez Hernández
2º ESO F
40
3ºY4ºESO
Diego Bermúdez Martínez
3º ESO E
79
BACHILL
David Casado Tenorio
1º Bach E
66
CICLOS
Alejandro Capitán Ventura
1º SMR
47


ENTREGA DE PREMIOS: La entrega de premios se celebrará en el Salón de Actos el 13 de enero.


Muchas gracias por vuestra participación,
Cristina Arcos




Reportaje de la votación del IV Concurso "No al maltrato hacia las mujeres"

















miércoles, 11 de enero de 2017

"QUIEN PEGA A UNA MUJER PEGA A TODA LA HUMANIDAD, ATRÉVETE, YO SÍ ME PONGO EN SUS ZAPATOS" Actividad enmarcada en las de l 25 de noviembre de 2016

Un grupo de alumnos de 2º de bachillerato posaron utilizando zapatos de tacón rojos para impulsar a que los varones se involucren en la causa contra la Violencia de Género organizados por la profesora Delfina Beldroega de francés. Con dichas fotos se ha realizado un cartel /collage estuvo expuesto en la entrada del instituto causando expectación tanto entre el profesorado como en el alumnado.
Queremos aumentar el número de fotos con más alumnos y profesores concienciados.
tacon1






tacon2

domingo, 20 de noviembre de 2016

El acento. Inercias y controles

Inercias y controles

Uno de cada tres jóvenes considera aceptable que su pareja trate de controlarle

La violencia machista no suele comenzar de buenas a primeras con un bofetón. Si fuera así, los maltratadores tendrían dificultades para encontrar una novia que les aguantara. No. Suele empezar de forma suave, con preguntas del tipo ¿qué hiciste anoche cuando te dejé? o ¿qué hacías ayer, por qué no contestaste a los WhatsApp que te envié? Suele continuar con sugerencias del estilo: “Esa ropa, cariño, no te está bien, y además, todos te miran”. O falsos dilemas como ¿prefieres estar con tus amigas a estar conmigo? ¿Te importa más tu familia que yo? Todas ellas expresan un afán de control que, entre los galanteos de la seducción, no siempre causan alarma entre las chicas. Más bien al contrario.

Los expertos en violencia de género distinguen entre violencia física y violencia de control. Esta última, de tipo psicológico, puede ser la antesala de la física y, en cualquier caso, no deja de ser dañina. Por ello resulta preocupante que una elevada proporción de jóvenes españoles de entre 15 y 19 años considere “aceptable” que “en algunas circunstancias” se puedan controlar los horarios de la pareja, impedir que vea a su familia o amistades, no permitirle que trabaje o estudie o decirle lo que puede o no puede hacer.

El porcentaje de aceptación de cada una de estas actitudes desciende conforme expresan mayor control, pero es significativo que alrededor de un 5%, además de aceptable, las considere “inevitables”. El dato aparece en un estudio realizado por el CIS para el Ministerio de Sanidad y resulta sorprendente comparar las respuestas de los jóvenes con la que dieron personas de todas las edades a las mismas cuestiones en un estudio anterior: los jóvenes se muestran más tolerantes que los adultos ante estas conductas.
¿Será que tienen menos experiencia de la vida y aún no han resultado escaldados? ¿Será porque, en ausencia de patrones igualitarios bien definidos, hay jóvenes que tienden a volver a viejos esquemas de dominación?

Abundan, en todo caso, los síntomas de que el machismo tiene más inercia cultural de la que se creía, como lo demuestra el hecho de que el 73% de los adolescentes dice haber recibido el mensaje de que los celos son una prueba de amor. Acabar con esta violencia requerirá combatir con mayor eficacia esos estereotipos.


Fuente: “El Pais” Publicado el 2/02/2015